Un viaje emprendedor desde la diaspora: Diane Audrey Ngako

Rootencial tiene el honor de presentar a Diane Audrey Ngako, una empresaria camerunesa establecida en Douala. Tras pasar su adolescencia y el comienzo de su vida adulta en París, Diane volvió a su nativo Camerún para construir su legado empresarial.

Desde entonces ha lanzado Omenkart, una agencia de comunicación. Colaboró en el desarrollo de VisiterLAfrique, una página web dedicada al turismo por África. Y organizó la primera Feria de Arte de Douala, “Douala Art Fair“, en junio de 2018, una cita de artistas e influenciadores culturales que a partir de ahora se celebrará anualmente. En un amplio abanico de diferentes sectores industriales, Diane ya está dejando su huella.

Sus progenitores la disuadieron para que no volviese a Camerún cuando Diane expresó por primera vez su interés por regresar, a sus veintiún años. Su padre la animó a que volviese tres o cuatro veces al año en un principio, para que pudiese llegar a comprender el contexto antes de regresar por completo, resaltando de esa manera la importancia de la aclimatación.

En París Diane solía escribir sobre África para Le Monde, uno de los diarios líderes en Francia. También formaba parte de un grupo de jóvenes descendientes africanos que organizaban conferencias y eventos sobre África – apasionados por África, dándose cuenta de todo el potencial de África y compartiendo sus sueños sobre lo que el continente es y puede llegar a ser. Muchos de ellos también anhelaban retornar a los países donde crecieron, o a aquellos desde los que se trasladaron a Francia sus familias.

Diane aconseja a todos pensar con cautela antes de dar un salto de este calibre. “La gente se dice a sí misma ‘No nací en África, pero llevo a África dentro de mí’, ¡solo porque les gusta comer fufu y usar nuestras expresiones! Me doy cuenta de que gran parte de mi grupo nació en Francia y busca una conexión, pero sin saber realmente nada sobre el día a día de vivir en África. Tienes que preguntarte a ti mismo/a: ‘¿quiero de veras regresar?’ No vuelvas solo porque quieres más dinero. Tienes que estar decidido/a a venir y hacer que las cosas funcionen.” Muchos países, incluido Camerún, no permiten la doble nacionalidad – o eres francés o eres camerunés. Tener que tomar esta decisión puede también ser muy importante.

 

Tienes que volver y aceptar que, sí, nací aquí en Camerún ¡pero en realidad soy muy parisina! Es un hecho… Tienes que reconocer que creciste en una sociedad diferente con un código diferente, y ahora tienes que aprender el código de aquí. Yo quiero aprender sobre mi cultura, sobre mi gente, e integrarme aquí.

Pero Diane sentía como si “tuviese un vacío” dentro de ella, y necesitaba volver al país donde nació – concibió su misión como la de ser una transformadora para la siguiente generación, construyendo así un nuevo Camerún. Finalmente regresó por completo a sus veinticinco años, cuatro años después de la primera vez en la que consideró la idea.

Diane descubrió que las diferencias culturales entre Francia y Camerún son enormes. Chistes que hacen gracia en París pueden ofender a la gente de Douala. “Tienes que volver y aceptar que, sí, nací aquí en Camerún ¡pero en realidad soy muy parisina! Es un hecho… Tienes que reconocer que creciste en una sociedad diferente con un código diferente, y ahora tienes que aprender el código de aquí. Yo quiero aprender sobre mi cultura, sobre mi gente, e integrarme aquí.”

Hay mucho trabajo por hacer para reforzar la relación entre africanos en la diáspora y los que viven en África, nos dice Diane. “Los que viven en la diáspora no deben verse a sí mismos como estando ‘por encima’ de la gente que vive en el continente – no lo están. A veces los que viven fuera intentan que los que aún están en África se sientan inferiores. Van a África de visita y dicen ‘Oh, es genial lo que hacéis aquí, pero París es increíble… Oh, sí, pero en Nueva York ya hicieron eso hace unos 15 o 20 años.’ No, se supone que debemos caminar juntos y aprender el uno del otro.”

Me inspiran mis amigos, ¡y se lo digo a ellos! Intento cultivarlos. Centrarme en las personas que me rodean. Somos la suma de las personas a nuestro alrededor.

Los propios padres de Diane vivieron esta conexión entre la diáspora y el continente africano, con su madre en Francia y su padre en Camerún. Ellos son su principal fuente de inspiración; Diane elogia la humildad y dedicación de su padre. “Mi madre es una auténtica triunfadora”, nos dice Diane. “Cuando se fija una meta, va y la logra, algo que aprendí de ella. Estoy muy agradecida por ello.”

Cuando le preguntamos por su consejo para las nuevas generaciones, y sobre lo que ha aprendido a través de sus propias experiencias, Diane enfatiza la importancia de las buenas amistades. “Me inspiran mis amigos, ¡y se lo digo a ellos! Intento cultivarlos. Centrarme en las personas que me rodean. Somos la suma de las personas a nuestro alrededor.”

Sin embargo, Diane finaliza compartiendo tres poderosos mensajes que han de recordar las comunidades de africanos en la diáspora y los que están en África:

  • “Incluso en los momentos más oscuros hay luz”, enfatizando la importancia de mantener siempre la vista en lo positivo, independientemente de las circunstancias;
  • “Si la ocasión no llama a tu puerta, crea la puerta”, un mensaje que Diane dice haber intentado tener siempre en mente durante su trayectoria empresarial para que las cosas funcionaran;
  • No tengas miedo de crear una gran empresa, que no es lo mismo que una empresa grande”, enfatizando la importancia de dedicar tiempo a generar calidad, ya que el hecho de que una empresa sea grande en tamaño no garantiza que también sea grande en calidad.

Rootencial ha tenido el honor de entrevistar a Diane y conocer sus experiencias como una mujer africana en la diáspora que regresa a su país de origen. Reconocemos el valor de estas experiencias pues son sencillamente un ejemplo de las oportunidades existentes para transformar el continente africano con la participación tanto de su población en África como de su diáspora.

Pin It on Pinterest

Share This