Sumando diversidad: Monica Obono Ndongo

Rootencial entrevista a Mónica Obono Ndongo Okenve de 35 años, nacida en Madrid y de padres guineoecuatorianos. Actualmente madre de dos niños y residente en Londres, trabaja en uno de los sellos discográficos más grandes del mundo -la productora Warner Music- en el departamento de música clásica, donde optimiza los datos de lanzamientos discográficos en el sistema.

Mónica estudió piano y solfeo por su cuenta y, aunque no fue al conservatorio, años más tarde decide enfocarse en su pasión musical. Se gradúa en Comunicación Audiovisual, Historia y Ciencias de la Música y más tarde obtiene un máster en Etnomusicología en Londres. Así, combina su pasión musical con su afición por la televisión y la radio. Tiempo después, con el ejercicio de su carrera profesional, se da cuenta de la gran competitividad que existe en este sector y refuerza su conocimiento teórico en el ámbito de la música que ya había empezado en la universidad.

Sabía que tenía que estudiar… No fui al conservatorio, pero estudié piano y solfeo por mi cuenta y luego cuando descubrí que había una carrera que teorizaba sobre la música me encantó, me llamó mucho la atención, me atrajo y fui de cabeza a hacerla.

Mónica nos cuenta un poco sobre su trayectoria personal como joven, estudiante y profesional. Nacida en Madrid pero criada de los siete a los once años en Guinea Ecuatorial, opina que este país representa “su otra tierra”, la cual ha influido enormemente en su interés por la música y la cultura africana.

Aunque tenía pensado cursar estudios superiores de doctorado, las carambolas de la vida la llevaron directamente al mundo laboral. Sin embargo, nos confiesa que toda su trayectoria basada en convertir su pasión por la música en una profesión, no como artista, sino de otra forma creativa, ha requerido mentalizarse bien de las posibilidades que existían y los pasos necesarios para conseguirlo.

La trayectoria de Mónica demuestra que la pasión por la música clásica y su conocimiento, en realidad, no se distingue por razas ni culturas. Nos cuenta que, a pesar de que tradicionalmente la música clásica se ve como algo elitista y no necesariamente para gente de raza negra, su experiencia demuestra lo contrario. A pesar de que muchos de sus clientes sienten curiosidad al verla trabajando en su departamento, considera que en su caso su raza y origen sociocultural le han ayudado positivamente.

Para ella, tener un origen internacional y ser parte de un grupo diverso compuesto por muchas otras personas de otros países le ha permitido formar parte del plan deliberado de la compañía Warner Music de crear diversidad cultural. Frente a su raza negra e identidad sociocultural, ninguna de estas han sido un condicionante para Mónica porque -nos transmite- gracias a este marco cultural ha podido aportar su grano de arena a la diversidad en su trabajo.

Estoy orgullosa de haber estudiado … Me convirtió en una persona muy competente. Todas las herramientas y recursos que aprendí mientras estudiaba la carrera los sigo usando a día de hoy, en el mundo laboral, que me sigue formando y estar allí al frente.

Había algunas asignaturas que requerían más conocimientos musicales. Lo pasé mal. No estaba a la altura. Tenía que esforzarme muchísimo más que casi el resto de mis compañeros que sí que habían ido al conservatorio. Pero fue algo que pude solventar.

Maravillada por la música, Mónica decide seguir su pasión realizando estudios dedicados a la música en España e Inglaterra. Nos cuenta que, a pesar de haber sido un gran desafío estudiar su máster en inglés sin dominar el idioma y afrontando el sentimiento de no poder darlo todo por esta dificultad inicial, esto no la frenó y su interés por la carrera y su determinación le ayudaron a salir adelante. Así, consigue, al final de su carrera y con gran esfuerzo y perseverancia, estudiar músicas del país de origen de sus padres, dedicando su tesina de fin de curso al estudio de la música tradicional de los coros fang, una de las tribus de Guinea Ecuatorial.

Mi negritud está allí y es una aportación porque [en la música clásica] es difícil encontrar diversidad racial. Tradicionalmente [la música clásica] se ha visto como una cosa muy elitista, de gente blanca, de clase alta, y a veces sí que noto que gente que no es del departamento que se acerca y les entra curiosidad o les choca.

A pesar de los retos a los que ha tenido que hacer frente en su trayectoria para llegar a donde está hoy, Mónica confiesa estar orgullosa de sus logros académicos, particularmente su grado y máster.  Esta reflexión se basa en la importancia que estos estudios han tenido en su vida, convirtiéndola en una persona competitiva que hoy en día sabe cómo poner en uso las herramientas y recursos de sus estudios para dar más de sí y estar siempre al frente.

Si eres una persona que se viene abajo con los imprevistos del día, ese será uno de tus mayores obstáculos. Uno se tiene que conocer a uno mismo bien y a partir de allí superar lo que considere que son sus debilidades.

Mónica está convencida de que, al fin y al cabo, lograr objetivos personales que uno se propone depende de uno mismo. Los obstáculos que uno encuentra en la trayectoria hacia el éxito”no son más que sinónimo de meros retos que uno mismo se pone en el camino. Por lo tanto, para ella, lo importante es conocerse bien para poder superarse a sí mismo y sobrepasar debilidades y obstáculos que se presentan en esa trayectoria. Nos recuerda de nuevo que en su vida ha tenido que superar el hecho de no dominar el inglés mientras ejercía sus estudios, al igual que sus conocimientos limitados musicales, y sin embargo revive esos momentos como problemas circunstanciales con solución. Por eso, concluye convencida que cualquier obstáculo salvo la muerte se puede superar.

Mensaje de Monica para los jóvenes:

Tienes que visualizarte a ti mismo, lo que quieres llegar a ser en el periodo de 10 a 15 años, ponerte una meta y sobretodo diseñar lo que tienes que hacer para alcanzar esa meta. Si lo diseñas bien, eres persistente y tienes determinación, es muy seguro que la cumplas o estés cerca de cumplirla, pero sin perder el objetivo. En esta vida hay muchas distracciones y en la vida hay que hacerlo todo -divertirse, soñar, entretenerse- pero nunca dejar de perder tu objetivo y meta de vista. ¡Enfócate en ello y no lo pierdas de vista y sé muy determinante y perseverante en ello!