Potencial sin límites: Lucía Asué Mbomio Rubio

Rootencial nos trae a Lucia Asué Mbomio Rubio una de las periodistas más polifacéticas de la televisión que cuenta con un gran potencial y una vasta experiencia en diversas temáticas, incluido en el activismo. Nacida en Madrid en 1981, de ascendencia ecuatoguineana y española, nos cuenta que descubrió su vocación desde muy jovencita. A temprana edad ya devoraba libros que le facilitaba su padre quién en esa época era profesor, soñando con ser algún día locutora o escritora.

Desde pequeña todo libro que pasaba por mis manos me lo fulminaba, a nivel literario

Hoy, ese sueño se ha hecho realidad. Con una gran carrera profesional trabajando para Televisión Española, como reportera de programas como “Aquí la Tierra”, “Españoles por el mundo” o como directora de documentales en la serie “En Tierra de los Nadie” de Movistar TV. También es colaboradora de la revista en línea Afroféminas y Radio Melanina entre otras, y recientemente ha publicado su primera novela “Las que se atrevieron”, demostrando que su talento va más allá del periodismo. “He sido una lectora súper voraz. Desde pequeña todo libro que pasaba por mis manos me lo fulminaba, a nivel literario”- nos revela Lucía con una sonrisa.

Potencial sin límites: Lucía Asué Mbomio Rubio

A los 18 años ingresó en la facultad de ciencias de la información de la universidad Complutense de Madrid para realizar la carrera de Periodismo. En su día, esta era la única universidad pública en Madrid que impartía esta licenciatura y el nivel de entrada y exigencia eran muy altos. Por eso nos realza que siempre ha tenido que hincar los codos y estudiar mucho para obtener buenos resultados y conseguir lograr sus objetivos. Del mismo modo nos confiesa que los buenos resultados académicos no son suficiente. Uno tiene que estar dispuesto a hacer practicas, trabajar sin recibir remuneración, ser capaz de combatir la vergüenza, apostar por proyectos personales y afrontar retos diferentes cada día para trabajar en este oficio, dado el hecho que hoy en día mucha gente accede al mundo del periodismo (en España) por vocación sin necesidad de haber obtenido unos estudios previos orientados en la materia.

La televisión es un mundo inmerso donde aparte de la superficialidad que en ocasiones se le da a la imagen, detrás de cameras uno conoce una realidad y adquiere unos conocimientos envidiables de manos de los entrevistados

 

Al finalizar su licenciatura en Periodismo, realizó un Master en Desarrollo y Ayuda internacional con el objetivo de que algún día esta carrera pudiera abrirle las puertas a nuevos horizontes internacionales. Lucía reconoce haber tenido mucha suerte ya que pronto pudo poner los conocimientos adquiridos en su carrera al mundo laboral, primero con una ONG internacional y seguidamente, superando un casting, fue seleccionada para ser reportera en el programa de “Madrid directo” (Telemadrid) el cual trata diversos temas de actualidad. Durante esta primera etapa profesional entró de lleno en el mundo de la televisión conociendo todas sus facetas, ventajas e inconvenientes.

El mejor periodista no es el que mejor preguntas hace, sino el que mejor llega a sus entrevistados o entrevistadas

Lucia nos comenta que unos de los desafíos más grandes que encuentra en su profesión tiene que ver con la imprevisibilidad. Comparte que por mucha experiencia que uno tenga, en el periodismo no se puede llegar a ser Senior nunca porque a diario surgen desafíos provocados por los imprevistos que no puedes controlar ya que dependes de la persona que estás entrevistando, recalcando que a veces el entorno puede que no sea tan generoso como pensabas, y que la gente no quiera responder. Eh ahí su sentimiento de que “el mejor periodista no es el que mejor preguntas hace, sino el que mejor llega a sus entrevistados o entrevistadas”, remarcando que lo más indispensable es dejarse el ego en casa, ser humilde y no dejarse manipular.

Como mujer entre dos razas, Lucia comparte que esto ha marcado gran parte de su carrera, pero no siente que eso le haya impedido encontrar trabajo ya que desde que empezó su carrera, aún sin tener un contrato fijo con una cadena, nunca le ha faltado trabajo. No obstante, recalca que España, a día de hoy, no es un país con una diversidad cultural sólida y eso provoca que las personas de raza blanca a menudo lo tengan más fácil, al mismo tiempo señalando que hay muy pocos estudiantes de raza negra en la carrera de periodismo, lo cual puede explicar los niveles bajos de representación de personas de raza negra en ese sector.

A día de hoy está contenta de su trayectoria hasta ahora. Ha visitado más de 40 países y reconoce seguir aprendiendo cosas nuevas cada día, compartiendo que cada persona tiene una gran fuente de su conocimiento en su interior y su profesión la permite sacar estos conocimientos a la luz. Lucía confiesa la gran satisfacción que su profesión la proporciona, sabiendo que su trabajo puede llegar a ser útil y una fuente de información para muchos. Como ejemplo, nos destaca la proyección y alta visibilidad que ha tenido su documental sobre la Cañada Real en Madrid, el mayor asentamiento ilegal que sobrevive a día de hoy en Europa, el cual en 2015, 8 años después de que hiciera este documental, la universidad de Pensilvania solicitó una copia para un proyecto.

Me gustaba tanto lo que estaba haciendo y pensaba tanto en la utilidad que podía tener, que me merecía la pena

A pesar de todos sus logros, la satisfacción y pasión con la que habla de su trabajo, Lucía no entiende la palabra “éxito” del modo anglosajón, como un término que define un triunfo a lo grande. Para ella el éxito se define con la posibilidad de que uno pueda estudiar lo que quiera, conseguir sus metas marcadas y ser flexible frente a los fracasos teniendo siempre un plan B en mente. Para alcanzar sus propias metas reconoce que ha tenido que ser muy abnegada y trabajar día y noche sin descanso en varias ocasiones, enfatizando que para ella desde joven, no se trataba “del poder hacer las cosas”, si no “del deber hacerlas”, de la responsabilidad de estudiar, formarse e intentar siempre luchar por sus objetivos. Y de esta manera, Lucia nos recuerda que el premio no viene sin antes el esfuerzo constante y deja con el siguiente mensaje para aquellos con sueños y objetivos por alcanzar:

“ Estudia lo que puedas. Cree en ti. ¡Y hazlo! ”